DOS SEGUNDOS BASTAN PARA CAMBIAR EL MUNDO

Hicimos un safari por el Museo de Bellas Artes y en los cuadros vimos muchos animales.


Martín "capturó" todos los detalles...



Y, en dos palabras, Iyán nos resumió esta experiencia:
¡Fue genial! 

1 comentarios:

M.A. dijo...

Con Ojos de artista miraron todos los cuadros, con manos de artista representaron lo que vieron y como grandes artistas supieron comportarse,respetando y disfrutando del arte...porque si algo les sobra a todos ellos, es arte.

Publicar un comentario